Una reflexión sobre la JMJ (Católica)


Durante la semana del 15 al 21 de agosto se ha celebrado en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud (Católica). La organización de la JMJ ha sido motivo de una serie de protestas, sin precedentes similares, en todo el Estado.

Entre los multiples motivos de protestas ha sido el elevado coste en la organización de dicho evento. Se calcula que entorno a los 50 millones de Euros. Al margen del debate, sobre el gasto que ha generado la JMJ en las arcas públicas, es evidente la crisis que sufre la Religión Católica en nuestra Nación.

Esta situación de crisis se manifiesta en la incapacidad de autogestionarse, desde un punto de vista financiero, y la necesidad de seguir manteniendo importantes privilegios desde las instituciones públicas. España, en teoría, es un Estado aconfesional; pero nadie duda de la presencia e influencia del mundo católico en el ambito de lo público.

Mucho cambió la Iglesia. Yo conocía algo del mundo cristiano en los años 80, y era sustancialmente diferente al actual. Ese mundo cristiano cambió tanto en el fondo como en la forma… o tal vez cambié yo….No se… pero las obras de autores, que en aquel tiempo eran un referente teológico, como Hans Küng, Leonardo Boff o Ignacio Ellacuría,  han sido condenadas a la Hoguera del siglo XXI, que es la del SILENCIO. Es la respuesta de la antigua Inquisición, hoy llamada Congregación para la Doctrina de la Fé.

La Iglesia actual sufre una severa dislocación entre las practicas de los que se dicen católicos y lo que dicta las jerarquía eclesiástica.  Hay una realidad social en la que, por fortuna, han quedado desarraigados los valores absolutos por otros mas relativos. Donde han pasado al discreto olvido los dogmas y determinadas exigencias de La Iglesia. Por otro lado los constantes escándalos y la ocultación de los mismos han dado pie a la duda en la gestión de los recursos “espirituales” y morales. 

En nuestro Estado hay una tendencia, firme y contrastable, en la que crece una sociedad menos creyente y mas racional. Es una prueba, sin duda, de modernidad y de madurez evolutiva. Pero los intereses materiales  de La Iglesia siguen estando aquí, en nuestro Mundo. Desde unas instituciones educativas, que funcionan con unos criterios estrictamente empresariales, a otras de tipo caritativo. Con unos discursos muy contrapuestos y contradictorios entre ambos proyectos.

En resumen; La Iglesia lleva años en retroceso, pero se resiste a perder los privilegios que detenta desde la época de Franco.  Urge la necesidad de profundizar más entre la separación  Estado – Religión. Necesitamos la consecución de un Estado Laico verdadero, superando el concepto de Aconfesionalidad.  Conseguir un sano laicismo es, sin duda, uno de los retos principales de nuestro Siglo XXI.

Os dejo un vídeo sobre la figura de Ignacio Ellacuría; y sacad vuestras propias conclusiones, los que sean católicos, sobre que modelo de Iglesia es el mas justo. 


, , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Leire Díez Castro (@leirediezpas) el 21 agosto, 2011 - 20:06

    Lo suscribo.

  2. #3 por María Luisa Guerrero (@M_Luisa_G) el 22 agosto, 2011 - 00:18

    Esas dos corrientes siempre han estado presentes en el catolicismo, ojalá vaya calando aun mas esa otra versión de los católicos de “base” que tanto hacen por los demás.

  3. #5 por CMVerdu el 22 agosto, 2011 - 00:35

    Desde luego que la jerarquìa eclesiástica nada tiene que ver con la iglesia de base pero es la que marca normas, políticas etc por lo que mientras siga esa jerarquía a mi me tendrán en frente.

  4. #7 por maritima53 el 22 agosto, 2011 - 11:35

    me parece perfecto lo que has escrito, tengo la impresion, por lo poco que he visto, que piden respeto pero creo que ellos mismos no respetan

    • #8 por José Ramón Cuevas Valcárcel el 31 agosto, 2011 - 00:27

      Algunos, lamentablemente, sienten una absurda superioridad moral frente a los agnósticos y ateos. Difícilmente nos respetaran aquellos que creen que su “verdad” es la autentica y la única.

  5. #9 por Rafael Hytlodeo el 22 agosto, 2011 - 16:51

    No ha pasado desapercibida la llamada de Ratzinger a desarrollar la fe, siempre, en el seno de la iglesia (nunca en solitario)…Ese apósito señala la evidente dislocación entre la Iglesia y los creyentes, así como la sempiterna necesidad del apoyo de lo publico para sostener ese anacronico edificio cuyos cimientos privados se tambalean por mucho que se haga ostentacion de reuniones multitudinarias al estilo de los desfiles de Nuremberg. Nunca he apreciado más el laicismo que en estos dias.

    • #10 por José Ramón Cuevas Valcárcel el 31 agosto, 2011 - 00:12

      Así es Rafael. Y bueno no hemos sacado el pasado del personaje en cuestión. Ahora se habla mucho del dueño de IKEA y su turbio pasado, pero de otros seguimos sin saber bien sus biografías.

  6. #11 por luis el 30 agosto, 2011 - 17:17

    Hola Jose Ramón, creo que es facil (¿?) pasar a una ubicación inteligible; simplemente, y para poder hacer unos apartados claros,;podriamos hablar de vaticanistas y católicos (interesados verdadera y unicamente por su religión), Personalmente me declaro agnóstico, y estoy tan plenamente convencido como cualquier creyente, peeero, es necesario encontrar un lugar de encuentro y ese es el laicismo. Solo quien rechaza el laicismo no quiere entenderse ( y unicamente no quiere entenderse el inseguro…).
    Rechazo a los vaticanistas porque quieren imponer un sistema social como el de El Vaticano (pais sin elecciones, sin separación de los tres poderes (el papa ejerce todo el poder), sin economia conocida, con exclusión de la mujer, sin partidos políticos, sin sindicatos, etc.,) en mi sociedad, es decir, muy mal.
    Personañmente creo que deberiamos comenzar a hacer distincion entre vaticanistas y católicos creyentes (tampoco entiendo aquello de “católico no practicante”) y fundamentalmente, ellos mismos son los que deberian comenzar a identificarse porque necesito saber quien respeta mis creencias y quién quiere que le pague las misas, seminarios, etc., y me quiere quitar mis derechos cívicos como ciudadano español…
    Un abrazo.
    Luis.

    • #12 por José Ramón Cuevas Valcárcel el 31 agosto, 2011 - 00:09

      Totalmente de acuerdo con esa apreciación de la herramienta laica como un elemento moderador entre creyentes y agnósticos. Necesitamos puentes y canales de comunicación y entendimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: