Política y personalismo


Uno de los detalles que mas me llaman la atención, para estas últimas elecciones, es la irrupción de algunos partidos nuevos, articulados en el personalismo, y  presididos por unos líderes carismáticos. Se trata de organizaciones pequeñas, pero no por ello carentes de pretensiones políticas, en donde la ideología queda en un segundo plano a favor de las decisiones tomadas por el líder. Os comentaré, a modo de ejemplo, tres organizaciones, y en las que curiosamente, sus líderes proceden de formaciones políticas históricas.

1.- UPyD bajo el liderazgo de Rosa Díez. Esta disidente del PSE-EE  ; recordemos que fue una de los cinco consejeros socialistas del gobierno autónomo vasco, ocupando la Consejería de Comercio, Consumo y Turismo. Rosa Díez mantuvo la misma cartera entre el 4 de octubre de 1991 y el 1 de julio de 1998. Nos presenta, en su programa político, la vuelta a un centralismo borbónico, enterrando toda sensibilidad nacional en la periferia del Estado. Amparada en la crisis económica, su intención es desmantelar el actual Estado de las Autonomías.

2.- En linea muy similar tenemos a Foro Asturias, liderado por Francisco Álvarez Cascos, el que fuera Secretario General de PP entre 1989 al 1999; y Vicepresidente del Gobierno de José Maria Aznar, Ministro de Fomento (Crisis del Prestige), etc… y actualmente Presidente de Principado de Asturias. Con discurso político, en lineas generales, muy parecido al del Partido Popular; pero, bajo el liderazgo de tan singular personaje, consigue el apoyo de una parte desencantada de la derecha.

3.- En otro ámbito se situaría la opción de Equo. Este partido que nace bajo el liderazgo de Juan López de Uralde, que tras 10 años como director de Greenpeace-España, fue unos de los fundadores del proyecto de ecología política Equo en septiembre de 2010. El activismo y la presencia de su figura es siempre indiscutible. Con un discurso entre el ecologismo y la socialdemocracia, y que puede ser muy sugerente… por lo menos sobre el papel.

Como resumen, y a modo de opinión, las opciones políticas basadas en el populismo, sin un mínimo presupuesto ideológico, acaban (con frecuencia) mal. Sobre todo si llegan al poder del Estado. El ejemplo lo estamos viendo estos días en la Italia de Silvio Berlusconi… 


, , , , ,

  1. #1 por Pepe Asencio el 11 noviembre, 2011 - 13:34

    Estoy de acuerdo contigo. Este tipo de partidos mueren con la muerte (física o política) del líder. Y creo que es bueno para la democracia que se amplie el espectro político, con una variada gama de ideas y pensamientos políticos, que de alguna forma combatan la tendencia bipartidista en la que se cierne el panorama político de nuestro país. Aunque me temo que si no se acomete, y a ninguno de los grandes partidos le interesa, una reforma de la ley electoral, habrá bipartidismo para mucho tiempo y estos partidos seguiran siendo residuales y en ningún momento ni tan siquiera serviran de bisagra. Ese sospecho que será su futuro.

    • #2 por José Ramón Cuevas Valcárcel el 12 noviembre, 2011 - 17:46

      Efectivamente, hay que abrir el abanico ideológico y fomentar el debate de ideas. Este aspecto es esencial para la higiene democrática en nuestro Estado. Urge una reforma de la legislación electoral, pero que también la veo muy difícil, hay muchos intereses creados en torno a las dos grandes formaciones políticas. La esclerosis, en los grandes partidos, debe ser motivo de una serena reflexión colectiva.

  2. #3 por Rafael Hytlodeo el 11 noviembre, 2011 - 14:53

    Este tipo de partidos es sintomático de las épocas de crisis, y lo terrorífico es que la ciudadanía, en su desasosiego y perplejidad ante los hechos que devienen como mazazos a su propia superviviencia, se puede llegar a aferrar a alguno de estos salvapatrias y, democráticamente, darle todo el poder para que, sobre el bien y el mal, solucione lo que otros aparatos políticos anquilosados en su propia defensa numantina, no pueden.
    La sociedad debe organizarse a sí misma para poder afrontar nuevos retos cuando desconfia de los viejos sistemas políticos, pero este esfuerzo no es aceptado por la masas de Ortega que prefieren alguien que les arregle las cosas, saltándose lo que sea, pero que lo arreglen.
    Espero y confio en la lucidez de la gente ante la situacion que nos llega; y espero mucho de mas de las personas que, como élite intelectual y social, deban dar ejemplo y desbrozar el camino del colectivismo democrático.

    • #4 por José Ramón Cuevas Valcárcel el 12 noviembre, 2011 - 17:58

      No cabe duda que los principales perdedores, en las crisis, son las democracias mas frágiles. Aquellas que tienen un tejido social mas débil y poco reivindicativo. En esas sociedades siempre es fácil volver a pisotear los escasos derechos conseguidos….

  3. #5 por andreu el 12 noviembre, 2011 - 12:39

    crec que de la descripció que es fa d’aquests líders/formacions polítiques no es dedueix que les 3 no tinguen “un mínimo presupuesto ideológico”. De fet equo es definida “entre el ecologismo y la socialdemocracia”, UPiD com una organització l’objectiu de la qual és “la vuelta a un centralismo borbónico” i el Foro asturias amb un programa “muy parecido al del Partido Popular”. És a dir, sí que tenen uns objectius polítics.

    Tampoc no hi veig que les 3 siguen “opciones políticas basadas en el populismo”. Per la descripció que hi dones no crec que equo siga partidari d’un estat autoritari o bonapartista.

    Els 2 primers són partits de dreta o extrema dreta i equo probablement té un perfil de centre-esquerra. Equo recull un grup d’organitzacions de centre esquerra (compromís, ICV) que no se senten representades per les polítiques econòmiques i d’un hipercreiximent allunyat de les necessitats de la gent (i ineficaç, com s’ha vist en aquesta crisi, per a garantir un mínim d’occupació) que tenen PP i PSOE.

    Ficar-ho tot a la mateixa cistella del personalisme em sembla que no ajuda a entendre la realitat dels procesos polítics actuals (bipartidisme a l’estil americà, organitzacions polítiques com a maquinàries electorals sense vida partidària, pèrdua del valor de la política, allunyament de les decisions de la intervenció de la gent) en un context de recessió econòmica. Els personatges són ací, però sense una base social o de diferències reals dins de les elites econòmiques i polítiques no tindrien cap opció de protagonisme.

    • #6 por José Ramón Cuevas Valcárcel el 12 noviembre, 2011 - 17:33

      Hola Andreu. Gràcies pels teus comentaris.
      Evidentment els tres són formacions polítiques, però manquen d’un recorregut històric. Les tres es formen per escissions i les tres s’articulen per mitjà de figures carismàtiques. Sense aqueixes figures carismàtiques seriosa molt difícil comprendre la seua pròpia existència. Per descomptat que les tres formacions polítiques tenen dret a presentar alternatives als clàssics del PP i PSOE o IU. Són totalment partits sobirans i legítims. Estic d’acord que les grans formacions polítiques han perdut valors de cultura democràtica, subscric els teus arguments, però d’allí al fet que aquests noves formacions polítiques siguen la panacea als problemes polítics de la nostra societat actual… queda molt.
      Una abraçada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: